9 dedos | Críptica y referencial

En una tierra de nadie y al mismo tiempo plagada de referencias, 9 Dedos se deleita en lo atmosférico e icónico dejando su narrativa varada en lo onírico que proyecta el fracaso como estrategia

9 dedos | StyleFeelFree

Fotograma de 9 dedos | StyleFeelFree

Impregnada de una atmósfera densa que presagia un tiempo sin tiempo que se desenvuelve en un imaginario en el que prevalece lo conspirativo, 9 Dedos escupe directamente sobre el espectador, le pisotea, le obliga a mirar aunque solo quiera ver. A Ossang, de espíritu punk, no parece interesarle la audiencia sino su propia obra en mayúsculas repleta de referencias que nos llevan a un lugar poblado de fantasmas: William Burroughs, Guy Debord, el cine polar francés encabezado por Melville, Murnau o incluso Dashiell Hammett, por citar algunos nombres reconocibles en un imaginario que tiende a la proyección onírica que se deleita en lo atmosférico y lo icónico. El cine en esta dimensión o es puro cine o no es, en el sentido más dadaísta. ¿Pero dónde se esconde en realidad la pureza? El cineasta francés parece tener una idea romántica de lo cinematográfico que se sisa a lo que fue, de ahí su empeño en seguir rodando en celuloide para plasmar una fisicidad que no obstante pierde su forma en su desarrollo, sin pretender ser una representación que no sea abstracta, indefinida.

El mismo mar que sumerge de melancolía todo el repertorio de F.J.Ossang es iconografía de una dimensión paralela, táctica del complot que en 9 Dedos acaba por hacer fracasar la idea de filme noir que sugiere la primera escena. Sin embargo cuando los personajes están en medio del océano, a bordo de un carguero a la deriva, es el momento en el que la trama vuelve a recomenzar después de abandonar su idea inicial. Sus diálogos entonces se avivan y el vestuario, muy meticuloso y acertado como reivindicación pulp, gana protagonismo, convirtiendo a 9 Dedos en una cinta en la que lo estético también bebe de esa idea de pureza, que aquí sirve de espléndida parafernalia para situar un espacio enfermizo propio del Solaris de Andréi Tarkovski que no obstante bien podría partir, según aprecio, del Calamari Union de Aki Kaurismäki en la búsqueda de un Dorado indefinido. Todo puede ser o no. La narración de estructura elíptica es una invitación a tratar de resolver un supuesto enigma que no termina de avistarse y se vuelve grotesco, comedia negra de un despropósito anunciado. Hay en esto un componente muy narcisista que se satisface de esa frustración que obliga a mirar y que no en vano, provoca reacciones en la audiencia que sean premeditadas o no, tienden a la radicalización, lo cual no deja de ser una respuesta interesante. El blanco y negro es la gama de un director que provoca, interfiere, descoloca. Y el francés no parece estar dispuesto a abandonar esta estrategia. El cine de Ossang, un autor que huye descaradamente del presente, es un cine críptico para una minoría que se deleita más en la forma que en el fondo. O al menos mientras sus códigos no sean de traducción simultánea para un público más acostumbrado a una narración pautada.
 

Tráiler de 9 dedos | StyleFeelFree Youtube

 

SINOPSIS
Magloire, huyendo de una redada, acaba siendo capturado por la banda de criminales de Kurtz que lo convierte en su cómplice. Todos ellos se ven forzados a emprender un largo viaje en un buque de carga, tras un robo que acaba en desastre. En este barco en el que viajan camino a Nowhereland, la atmósfera será cada vez más asfixiante. Todo indica que los hombres de Kurtz están siendo objeto de una conspiración programada por el misterioso 9 dedos.
FICHA TÉCNICA
Título original: 9 doigts (9 Fingers / 9 dedos)
Duración: 99 minutos
Dirección: F.J. Ossang
Guion: F.J. Ossang
Fotografía: Simon Roca
Diseño de producción: Joaquim Carvalho, Ronan Leroy
Dirección artística: Rafael Mathias Monteiro
Vestuario: Karine Charpentier
Música / banda sonora: M.K.B. Fraction Provisoire / Jack Belsen
Montaje: Walter Mauriot
Reparto: Paul Hamy, Damien Bonnard, Pascal Greggory, Gaspard Ulliel, Lisa Hartmann, Elvire, Alexis Manenti, Diogo Doria, Lionel Tua
Fecha de estreno España: 20 de abril de 2018
FESTIVALES Y PREMIOS
Festivales:
Festival de Cine Europeo de Sevilla – SEFF (2017): Selección Oficial Nuevas Olas
Nominaciones:
Festival de Locarno (2017): Nominada al Goden Leopard a Mejor Película
Premios:
Festival de Locarno (2017): Premio a Mejor Director
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2018 con valoraciones de películas
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter