Blade Runner 2049 | Sobrevivir al futuro

Denis Villeneuve en Blade Runner 2049 consigue desviar la atención del espectador hacia donde quiere, con un diseño de producción espectacular que avanza un futuro poco esperanzador

Blade Runner 2049 | StyleFeelFree

Fotograma de Blade Runner 2049 | StyleFeelFree

SINOPSIS
El mundo se ha convertido en un lugar mucho más inhóspito que el que conocimos con Blade Runner. K [Ryan Gosling], un Blade Runner [cazador de androides] en el año 2049, tiene la misión de eliminar a un modelo de replicante [androide] antiguo, pero el cometido le lleva a una pista que le hace plantearse su propia existencia. Deseoso de llegar hasta el final y desvelar el misterio, rastrea todos los indicios posibles que le permitan encontrar la respuesta al dilema que su descubrimiento le plantea. Finalmente, ello le llevará hasta un antiguo Blade Runner, Rick Deckard [Harrison Ford], custodio de un secreto que le obliga a permanecer en la clandestinidad. Quizás él tenga la respuesta que estaba buscando.

En cuanto a pronósticos de futuro, Blade Runner, la película de 1982 dirigida por Ridley Scott y ambientada en un cercano 2019 por inspiración de la novela ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas? de Philip K. Dick se aproximó, a grandes rasgos, hacia el mundo que conocemos ahora, si bien, como era de esperar, se equivocó en detalles significativos. La tecnología, por ejemplo, está prácticamente al alcance de todo el mundo y es bastante más eficiente de lo que hubiese pensado alguien a principios de los ochenta del pasado siglo. Los coches voladores no existen, pero cerca estamos de conseguirlo [ya hay proyectos al respecto]. En cuanto a los androides [conocidos como replicantes en la película], esperemos que el ser humano siga considerando que la ética está por encima de la producción y el consumo. En algunos aspectos vamos a un ritmo tan acelerado que da vértigo, mientras otros asuntos más necesarios para una mejor calidad de vida y habitabilidad, los vamos dejando pasar, porque que algo esté mal, no significa que no sea rentable; y ya se sabe, es más fácil atrincherarse en un presente de poca apertura y consideración con un otro más vulnerable, que posicionarse por un futuro más equitativo y beneficioso a largo plazo. El clima por ejemplo es una de las cuestiones más importantes con las que la humanidad tendrá que lidiar en treinta años. A este respecto y a otros que ya se atisban en el ahora, Denis Villeneuve, relevo de un Scott que sus razones tendría para no querer involucrarse directamente en Blade Runner 2049, ha sido consecuente con una actualidad que avanza pautas de hacia dónde vamos, pero respetando las reglas del juego del Blade Runner original.

En Blade Runner 2049 el mundo es un lugar frío e inhóspito, una atmósfera que encaja perfectamente en la estética de cine negro de ciencia ficción que sostiene la cinta. En estos treinta años de evolución, la elocuente lluvia de la primera película, deja paso al frío intenso que acaba cerrando una postal cinematográfica coronada por la nieve. Los humanos conviven entre los replicantes [androides de última generación] y los sentimientos reales escasean cuando lo único que parece realmente importante es sobrevivir. Las personas se pueden fabricar y así podemos tener un compañero que satisfaga todos nuestros deseos, si bien la realidad es que solo se exhiben consortes femeninas [Ana de Armas como Joi o Sylvia Hoeks interpretando a Luv, mano derecha de Niander Wallace, personaje todopoderoso caracterizado por Jared Leto]. En este punto, las féminas manufacturadas se presentan como autómatas con apariencia de golosinas hechas mujer [visión actualizada de Eva Futura de Auguste Villiers de l’Isle–Adam, aunque no haya calado la comparación], y siempre atentas a las necesidades de un amo por el que aparentemente sienten un verdadero afecto. Todo es engañoso. Nadie es fiable. Para empezar, cualquiera puede ser androide o humano. Es lógico entonces que algunos seres que habitan la Tierra se cuestionen su propia identidad, mientras viven inmersos en un mundo tan triste como seductor. Este es el papel que le toca a Ryan Gosling interpretando a K, un Blade Runner que es el nuevo héroe americano.

En una época en la que las heroínas empiezan a ser tímidamente visibles, ¿el futuro vuelve a relegar a la mujer? En este sentido, el argumento podría ser cuestionable. Sin embargo, según se mire, no deja de ser parte de una visión pesimista de hacia dónde va la humanidad. Y visto el cariz de las cosas, tampoco me extrañaría que los pasos de gigante que han dado algunas mujeres en los últimos años, no sirvan para un bien común, sino para que como en el caso de la Teniente Joshi [Robin Wright] en este experimento de futuro, bajo una neblina de igualdad, que catapulta a algunas mujeres al éxito, el paisaje social siga siendo igual de desalentador. Un paisaje que desde lo estético, aquí se manifiesta por medio de una indumentaria poco creativa que deja paso a clichés nada destacables [se echa en falta algún personaje como Rachael, memorable en la primera Blade Runner, y sustancialmente mejor diseñado que los modelos que propone Renée April]; y que sin embargo funcionan porque el resto de elementos son impecables. Bajo una fotografía expresiva y un diseño de producción minucioso, Denis Villeneuve, como realizador que amalgama todo con sutileza, sabe guiar al espectador sin cerrar puertas que están llenas de simbolismos [las referencias al Ciudadano Kane de Orson Welles o la Carretera perdida de David Lynch, saltando las distancias, son evidentes] tras los cuales el director de La llegada ha conseguido que Blade Runner 2049 pueda medirse con su predecesora. Además, el canadiense avala el misterio para que ese espectador, hipnotizado por la implacabilidad visual, viva una de las experiencias cinematográficas mejor hilvanadas de los últimos años, que nos permite cuestionarnos si realmente ese mundo que nos vaticina Blade Runner 2049 en forma de distopía, o algo parecido [Blade Runner 2049 funciona bien, al menos, como alegoría], es lo que realmente queremos. En nuestras manos está centrarnos realmente en lo importante, y dejar de lado diferencias que no van a ningún lado.
 

Tráiler de Blade Runner 2049 | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Blade Runner 2049
Duración: 163 minutos
Dirección: Denis Villeneuve
Guion: Hampton Fancher y Michael Green
Fotografía: Roger A. Deakins
Diseño de producción: Dennis Gassner
Dirección artística: David Doran, Bence Erdelyi, Lydia Fry
Vestuario: Renée April
Música / banda sonora: Benjamin Wallfisch y Hans Zimmer
Montaje: Joe Walker
Reparto: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Robin Wright, Sylvia Hoeks, Mackenzie Davis, Carla Juri, Lennie James, Dave Bautista, Edward James Olmos, Barkhad Abdi, David Dastmalchian, Hiam Abbass
Fecha de estreno España: 06 de octubre de 2017

Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2017 con valoraciones de películas
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter