A War, una guerra | Dilemas morales: de lo colectivo a lo personal

Tobias Lindholm vuelve a poner a sus personajes al límite en A War, una película que cuestiona las decisiones propias que pasan por encima de lo colectivo, para salvaguardar lo personal

A War | StyleFeelFree

Fotograma de A War | StyleFeelFree

SINOPSIS

Mientras el comandante Claus M. Pedersen está en la guerra de Afganistan, su esposa se encuentra en Dinamarca sumergida de lleno en la crianza de sus tres hijos, sin poder contar con el respaldo de su pareja. Un hecho inesperado, sin embargo, hará que ambos se reúnan antes de lo previsto. En plena guerra y mientras Pedersen realiza una misión de rutina con sus soldados, queda atrapado, con su equipo, por un intenso fuego cruzado. Esto lleva a que el comandante tome una difícil y precipitada decisión que le supondrá un juicio militar que podría acarrearle graves consecuencias tanto para él, como para su familia.

Más conocido como guionista que como realizador, aunque lleve tras de sí un reducido conjunto de filmes memorables, el sello de Tobias Lindholm en la escritura de algunas de las películas de Thomas Vinterberg, como en La comuna, sigue intacto en su filmografía. Diestro en describir la emocionalidad intrínseca de situaciones que requieren una entereza total para no desquiciarse [lo veíamos en La caza, de Vinterberg], en A War esto queda latente en la encrucijada que le supone a su protagonista (Pilou Asbæk) tomar partida en dilemas morales que siguen siendo la base de todas las sociedades. Cómo evitar lo íntimo, lo que toca, para cabalmente poner en valor lo universal, reconociendo los errores, sigue siendo una tarea difícil de afrontar que lleva a encrucijadas sobre nuestro papel en el mundo. Nuestras sociedades están constituidas por pequeños núcleos familiares que son todo lo que conocemos y abarcamos emocionalmente. Cuando la estabilidad de estos núcleos depende de la inestabilidad de otras masas más generales, ¿quién gana la batalla? Es fácil hacer apología del bien común, pero cuando este bien choca con el particular, ¿qué pasa?

Hace poco menos de un año veíamos también en las carteleras españolas Los exámenes del rumano Cristian Mungiu, una película en la que los dilemas morales ocupaban toda la atención del metraje. Como en A War, la familia tenía en aquella un peso fundamental, planteándole también al espectador disyuntivas a cerca de la estructura familiar tradicional. Sin embargo, mientras en Mungiu había una clara intención de plantarle cara a la realidad para subvertir el orden de las cosas, Lindholm, sumergido en la realidad más melancólica y llena de aristas, mantiene una visión más pesimista, según se mire. Percibo en toda la película una sutil crítica a muchas estructuras que componen lo social. Empezando por la estructura militar, siguiendo por la familiar y acabando por la judicial. Claro, depende de cómo interpretemos las también decisiones morales de Lindholm al enfrentarse al guion. Independientemente de cómo juzguemos como espectadores la resolución final, en la falta de adoctrinamiento, que no se pronuncia por sus personajes, hay resquicios por donde colarse, siempre dentro de una emotividad que se sumerge en territorios que precisamente la rehúyen. Lo bélico no parece el mejor lugar para envolverse en una emocionalidad vacua. O quizás sí, ejemplos en este sentido tenemos también unos cuantos disfrazados de una sobredimensionada heroicidad, como en Hasta el último hombre de Mel Gilbson. Pero Lindholm, hasta el momento, no se ha rendido a los lugares cómodos aunque si restringidos a elencos y puntos de vista en los que prima la mirada masculina, describiendo, en cambio, la violencia sumergida en estos núcleos familiares [en el sentido más amplio]. Ni tampoco necesita regodearse en lo visceral para contagiar una emotividad que trata de permanecer cerrada a cal y canto, mientras se escapa por todas esas aristas que, aunque sumergidas, de vez en cuando llegan a la orilla, de un social reconocible en sus pautas y modos. En este sentido, A War vuelve a estar muy conectada con su anterior trabajo, Secuestro, una formidable cinta que como esta, toca fondo, en parajes gobernados por hombres. Esperemos que para próximos trabajos empiece a plantearse que la mujer además de consorte, puede interpretar también honorables personajes que contribuyan a una mirada más transversal del mundo que habitamos.
 

Tráiler de A War, una guerra | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Krigen (A War / Una guerra)
Duración: 115 minutos
Dirección: Tobias Lindholm
Guion: Tobias Lindholm
Fotografía: Magnus Nordenhof Jønck, DFF
Diseño de producción: Thomas Greve
Vestuario: Louize Nissen
Música / banda sonora: Sune Rose Wagner
Montaje: Adam Nielsen
Reparto: Pilou Asbæk, Tuva Novotny, Søren Malling, Dar Salim, Dulfi Al-Jabouri
Fecha de estreno España: 22 de septiembre de 2017
FESTIVALES Y PREMIOS
Nominaciones:
Premios Oscar (2016): Nominada a mejor película de habla no inglesa
Premios del Cine Europeo (2016): Nominada al Premio del Público
Festival de Cine de Venecia (2015): Nominada a Mejor Película
Premios:
Festival Internacional de Cine de Portland (2016): Premio del Público
Premios Bodil de la Crítica (2016): Premio a Mejor Fotografía (Magnus Nordenhof Jønck)
Festival Robert de la Academia Danesa (2016): Premio Mejor actriz (Tuva Novotny)
Festival de Cine de Jerusalén (2016): Premio a Mejor Película Internacional – Mención honorífica
Festival de Cine de Múnich (2016): Premio del Cine Alemán por la Paz
Consulta todos los ESTRENOS RECOMENDADOS DEL 2017 con valoraciones de películas
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter