Rei Kawakubo de Comme des Garçons. No ser, para ser

Balance de la impronta, más allá de la moda, de Rei Kawakubo, alma máter de Comme des Garçons, a través de la exposición que tiene lugar en el Costume Institute del Met de Nueva York

Rei Kawakubo de Comme des Garçons en el MET | StyleFeelFree

Body Meets Dress–Dress Meets Body, s/s 1997. Cortesía de Comme
des Garçons | Foto: © Paolo Roversi. Cortesía del Met | StyleFeelFree

Rei Kawakubo pronto cumplirá 50 años, que se dice pronto, al frente de Comme des Garçons, la firma textil que abrió el debate que puso a la Moda en relación directa con el Arte, cuestionando los límites entre una y otro. Tras ella y para encender la discusión, otros diseñadores, como los 6 de Amberes [Dirk Bikkembergs, Ann Demeulemeester, Walter Van Beirendonck, Dries van Noten, Dirk Van Saene y Marina Yee], denominados así tras su informal presentación durante la London Fashion Week de 1986, forjaron las bases de una concepción del vestir que comenzó a utilizar el cuerpo como un soporte de contestación, de investigación y de rechazo al estatus quo de la moda imperante. En este contexto, los descendientes generacionales de un hacer japonés donde se enmarca a Rei Kawakubo, fundamentalmente, junto a Yohji Yamamoto e Issey Miyake, no tardaron en llegar. Nombres como Jun Takahashi o Junya Watanabe, moldeado este último en el taller de Kawakubo, siguieron saltando la barrera que establecía que la moda no podía cuestionar ningún modo porque su funcionalidad estaba prescrita a los límites. Sin embargo, desde finales del siglo XX un largo etcétera de firmas estaban refutando estos límites. Alexander McQueen, Viktor and Rolf y Hussein Chalayan, son quizás la punta del iceberg de esa ola de diseñadores que no se rindieron al canon del estilo.

Ante este panorama, solo hacía falta tiempo para que el debate entre lo que es Arte y no lo es se apaciguara, mientras la moda entraba rotunda en los museos con la misma vocación de escapar del cuerpo y de la pasarela, reducto, por otra parte, para algunas firmas, desde donde expresarse más allá de lo puramente comercial. El tiempo, en cambio, no es que le haya buscado un lugar sin discriminaciones en los ámbitos del arte, relegada, en muchas ocasiones, a museos de artes decorativas o espacios dedicados al vestir, aunque su presencia cuestionase lo social, llamando la atención sobre las formas de relacionarse, de comunicar, de subvertir los condicionantes de género, de edad, de estatus, de vocación de estar en el espacio interactuando y comprometiéndose con una realidad que es capaz de transformar.

Incluso con estas, la actual exposición que le dedica el Metropolitan Museum of Art [Met] a Rei Kawakubo, enmarcada dentro del Costume Institute, es un reconocimiento a una de las carreras más fascinantes de todos los tiempos en el campo de la indumentaria y sus aledaños, que hizo posible todos estos interrogantes. No en vano, es la primera exposición monográfica del Costume Institute dedicada a un diseñador vivo, desde la exposición de Yves Saint Laurent en 1983. Los logros de Rei Kawakubo para este reconocimiento son muchos. Sigue siendo profeta de una comitiva de amantes de la moda que se han cuestionado, atravesando su mismo espejo, la base misma del vestir, desde un posicionamiento identitario e intrínsecamente político, que busca respuestas a un cuerpo visible, enfrentado y condicionado en la esfera pública.

Rei Kawakubo: diseñando en los intersticios

Los 120 diseños de ropa para mujer que pueden verse en la exposición Rei Kawakubo/Comme des Garçons: Art of the In-Between en el Met dejan constancia del trabajo de la diseñadora nipona en las intersecciones que se nutren de dicotomías que no necesariamente tienen que enfrentarse para establecer una relación. La moda de Rei Kawakubo con esa intención de sacudir, consciente o no, lo social imperante, fue determinante para establecer debates no solamente en torno a si la moda es arte o no, sino, para empezar, si es moda, o ropa, todo lo que se puede llevar sobre el cuerpo. Sus dicotomías, como explica Andrew Bolton, comisario de la muestra, están presentes cuando el significado deja de ser significativo en sí mismo. Como argumenta, “el significado es relevante en la ausencia de este, ya que Rei está abierta a la interpretación”, y puntualiza, “pero no a una sola interpretación”. Así Bolton define la dialéctica de Rei Kawakubo atendiendo a conceptos que solo encuentran explicación con su contrario. Moda / anti-moda, diseño / no-diseño, unitario / múltiple, después / ahora, alto / bajo, uno mismo / los otros, objeto / sujeto, ropa / no ropa.

Por otra parte, como reconoce Thomas P. Campbell, director y CEO del Met, “al desdibujar la división entre arte / moda, Kawakubo nos pide pensar de manera diferente sobre la ropa”. Los diseños en esta muestra pueden verse dispuestos a nivel de los ojos, sin barreras físicas, en un espacio que los contempla como esculturas vivas de nuestro tiempo que nos impulsan a repensar qué aporta el diseño textil a la construcción de los códigos que marcan una época, concretamente, la nuestra. “Al invitarnos a repensar la moda como un lugar de constante creación, recreación e hibridez, ella ha definido la estética de nuestro tiempo”, señala Andrew Bolton.

Desde su primer desfile en París, en 1981, hasta hoy, la muestra del Met ofrece la ocasión de ver los modelos emblemáticos de Rei Kawakubo en una revisión de su carrera que no está organizada de forma cronológica, sino temática. A lo largo de este recorrido tenemos ocasión de entender como la creación con intención artística se sustenta en el deseo de ir contracorriente para crear nuevas corrientes que den sentido a la contemporaneidad reinventándola. En el caso de Kawakubo, además, sus creaciones han dado lugar a una industria que lejos de lo que pudiera percibirse por sus modelos de pasarela, tiene una viabilidad comercial que se extiende a sus segundas líneas, como la más conocida, Play, así como a sus modelos de negocio sostenible que encontraron su expresión en las tiendas Pop-up o sus buques insignia, los Dover Street Market, donde hacer realidad el sueño de la moda como un arte que cuestiona, siendo al mismo tiempo alcanzable e impugnando el posicionamiento de la moda y sus condicionantes. Entre el pasado y el presente, lo masculino y lo femenino, o evidentemente, entre la sexualidad que muestra y la sensualidad que sugiere, desde el ras del suelo. “Siempre he buscado una nueva forma de pensar sobre el diseño… negando los valores establecidos, las convenciones y lo que generalmente se acepta como norma. Y los modos de expresión que siempre han sido importantes para mí son la fusión… el desequilibrio… la eliminación… y la ausencia de intención”, sintetiza Rei Kawakubo, esclareciendo cuales son los preceptos de una identidad artística vinculada a un cuerpo que se reinventa por medio de la descontextualización y la deconstrucción de las piezas que lo visten. No ser, para ser, para empezar a ser.
 

Rei Kawakubo de Comme des Garçons en el MET | StyleFeelFree

Foto © Paolo Roversi, cortesía de Comme des Garçons | The Metropolitan Museum of Art | StyleFeelFree

Rei Kawakubo de Comme des Garçons en el MET | StyleFeelFree

Vista de la galería Absence/Presence | © The Metropolitan Museum of Art | StyleFeelFree

Rei Kawakubo de Comme des Garçons en el MET | StyleFeelFree

Vista de la galería Then/Now | © The Metropolitan Museum of Art | StyleFeelFree

DATOS DE INTERÉS
Título: Rei Kawakubo/Comme des Garçons: Art of the In-Between
Artista: Rei Kawakubo
Comisariado: Andrew Bolton (Curador a cargo del Instituto Costume)
Diseño de producción de exposiciones : Nathan Crowley en colaboración con el Departamento de Diseño del Met
Lugar: The Metropolitan Museum of Art (Met). Fifth Avenue. Iris and B. Gerald Cantor Exhibition Hall. Planta 2
Fechas: 4 de mayo de 2017 – 4 de septiembre de 2017
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter