El viajante | Las representaciones vividas

facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblrmailpinterest

Si se buscan analogías con “Muerte de un viajante” de Arthur Miller, la última película de Asghar Farhadi, El viajante, con la que acaba de ganar su segundo Oscar, es su obra más compleja y la más sobresaliente desde el punto de vista artístico

El viajante | StyleFeelFree

Fotograma de El viajante | StyleFeelFree

SINOPSIS
Emad y Rana son una pareja iraní que están inmersos en el estreno de “Muerte de un viajante”. Al mismo tiempo, su vida da un giro inesperado porque un hecho traumático, cambiará drásticamente su relación de pareja, después de tener que mudarse debido a que el edificio en el que viven está en peligro de derrumbe.

Con su película Nader y Simin, una separación  Asghar Farhadi conquistó el mundo y se llevó su primer Oscar a mejor película de habla no inglesa. Tan solo cinco años después, en la reciente edición de los premios de La Academia  estadounidense, volvió a alzarse con otro galardón por El viajante, una cinta que hace un guiño a una de las obras de teatro estadounidenses más conocidas, Muerte de un viajante, de Arthur Miller. Entre una y otra solo media El pasado, un filme rodado en Francia en el que enfatiza en las relaciones de pareja. Un fondo sobre el que fluctúa su filmografía y sobre el que hacer múltiples lecturas que se transforman en terrenos delicados cuando se dan cita el deber y el deseo, el pasado y el presente, las costumbres, la herencia y la sed de encontrarse con uno mismo y con el otro, en una realidad mellada de imposibilidades. Algo que sobre manera destaca en A propósito de Elly, bajo mi punto de vista una de sus películas más accesibles e interesantes para comenzar a indagar en su trabajo y encontrar las claves que destacan en Farhadi. La tragedia, el destino, los sentimientos encontrados que pugnan desafiando a la moral, los operantes sociales y culturales; así como el imprescindible papel de la mujer, que en Irán, se encuentra atrapada entre la tradición y el ansia de libertad.

Todos estas cuestiones vuelven a tomar forma en El viajante, la película más soberbia desde el punto de vista artístico y la más compleja si se busca una analogía con Muerte de un viajante. Aquí la vida se cuela en el teatro y el teatro en la vida. Y en esta difícil tesitura, la obra de Arthur Miller cobra sentido en un Irán actual. Hay que entender ciertas similitudes entre el Nueva York de la novela y un Teherán que se muestra frenético, en evolución, afectando a sus protagonistas, enredando las relaciones y la toma de decisiones. El viajante  no es sin embargo anárquica, su lógica cobra sentido en un hacer impecable que evoluciona dejando tras de sí a unos personajes que no encuentran un lugar apropiado, mientras todo parece agrietarse, a punto de derrumbarse en la película más sólida de toda la carrera de un Asghar Farhadi lúcido entre sombras y neones, comprometido y analista de su tiempo en un lugar que le es propio, su Teherán sentido y medido, donde el teatro y la vida se confunden.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: Forushande (The Salesman / El viajante)
Duración: 125 minutos
Dirección: Asghar Farhadi
Guion: Asghar Farhadi
Fotografía: Hossein Jafarian
Director de arte: Keyvan Moghaddam
Vestuario: Sara Samiee
Música / banda sonora: Sattar Oraki
Montaje: Hayedeh Safiyari
Reparto: Taraneh Alidoosti, Shahab Hosseini, Babak Karimi, Mina Sadati
Fecha de estreno España: 03 de marzo de 2017
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter

También te puede interesar...