Fences | La otra América

facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblrmailpinterest

Del teatro al cine, Fences, la obra de August Wilson, cobra vida con las espectaculares interpretaciones de Viola Davis y Denzel Washington, una cinta de peso que descubre la experiencia afroamericana sin filtros

Fences | StyleFeelFree

Fotograma de Fences | StyleFeelFree

SINOPSIS
El relato está enfocado en Troy Maxson (Denzel Washington) y ubicado en el Pittsburgh (Pensilvania) de los años 50. Maxson trabaja como recolector de residuos urbanos, mientras ve como su vida pasa sin haber alcanzado ninguno de sus sueños, en una América con grandes trabas para la población negra. Esta frustración lo lleva a tomar una serie de decisiones que acabarán por tambalear su aparentemente estabilidad familiar, sostenida por su esposa Rose (Viola Davis), una mujer abnegada que tendrá que encajar las vicisitudes que le aguardan.

Si alguien expuso con fervor y convicción la experiencia afroamericana en una América que sigue mostrando acusadas muestras de racismo, fue August Wilson (EEUU, 1945-2005). Su experiencia vital quedó registrada en su todopoderosa The Pisttsburgh Cycle. Reconocida con dos Premios Pulitzer, está compuesta por diez obras, cada una de las cuales se corresponde con una década, hasta concluir todo el siglo XX. De este ciclo, una de las más sobresalientes es Fences, dedicada a los años 50. Estrenada con éxito en el teatro, primero en los años ochenta y más recientemente en 2010, junto a Denzel Washington y Viola Davis, ahora llega a las salas de cine con los mismos protagonistas y dirigida por el propio Denzel Washington, para sumergir al espectador en una experiencia que siendo intensamente teatral, adquiere una dimensión absoluta que se adapta a la gran pantalla con espléndidos monólogos y diálogos insertos en una espacialidad cercada, íntima y muy bien confeccionada desde el punto de vista artístico para transportarnos en el tiempo haciéndonos partícipes de un ambiente repleto de subjetividades.

De ahí que las vallas, más allá de su fisicidad, representen barreras humanas, geográficas y sentimentales. Denzel Washtington que desde Antwone Fisher  (2002) se ha puesto delante y detrás de la cámara, percatándose de su condición afroamericana, ha sabido captar la esencia del relato de August Wilson a través de poderosas interpretaciones que muestran sobremanera a una Viola Davis que se va creciendo a lo largo de la película, hasta mostrarse en todo su esplendor. A Washtington le pasa al contrario. Empieza enorme, como un titán omipotente, para acabar rendido a su propio orgullo. Lo cual no significa que su interpretación desfallezca. Tanto uno como otra, adaptan la interpretación teatral al cine, evitando caer en meros registros teatrales que pudieran resultar forzados en su traspaso cinematográfico. Contrariamente, este Fences, con intenciones más universales, domestica lo teatral para revelarnos cómo es la otra cara de América. El filme de un Washtington comprometido nos descubre cómo es la cara B de Norteamérica. Hilando circunspecto destapa la lucha interna y externa de una comunidad, la afroamericana, que empieza a tener cabida en unos Oscars que hasta ahora, les habían dado la espalda a los cineastas, actores y actrices negros, a pesar de tener una presencia significativa en lo cinematográfico, con figuras ya ilustres como Spike Lee que el año pasado se plantó y les espeto a los de la Academia un ya os vale, que tuvo un sonado eco en todo el mundo.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: Fences
Duración: 139 minutos
Dirección: Denzel Washington
Guion: August Wilson (basada en su obra teatral “Fences”)
Fotografía: Charlotte Bruus Christensen
Diseño de producción: David Gropman
Director artístico: Gregory Weimerskirch
Música / banda sonora: Marcelo Zarvos
Montaje: Hughes Winborne, A.C.E.
Reparto: Denzel Washington, Viola Davis, Stephen Mckinley Henderson, Jovan Adepo, Russell Hornsby, Mykelti Williamson, Saniyya Sidney
Fecha de estreno España: 24 de febrero de 2017
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter

También te puede interesar...