La doncella | Dócil sensualidad

Park Chan-wook uno de los cineastas asiáticos más sobresalientes de la actualidad, en La doncella encuentra la forma de llegar al gran público con su película más sensual

La doncella | StyleFeelFree

Fotograma de La doncella | StyleFeelFree

El cine de Park Chan-wook no conoce restricciones de ningún tipo. La violencia entra en otra dimensión donde nada es excesivo cuando está justificado. Su mirada busca la forma de que lo extremo entre en la categoría de arte que se evidencia en su magistral trilogía de la violencia (Sympathy for Mr. Vengeance, Old Boy  y Sympathy for Lady Vengeance), puesto que más allá del espectáculo que pudiera sugerir tal grado de brutalidad, esta exposición del espectador a imágenes impactantes, resulta razonada por una ideología que entiende la sociedad contemporánea como un lugar donde la violencia está intrínseca en los estilos de vida, aunque a veces dicha violencia quede envuelta en sombras y solo sea evidente en las páginas de sucesos y sin haber una certidumbre física, en las injusticias a las que nos vemos sometidos los ciudadanos corrientes por los Estados represores y sus aliados. Cada ángulo, cada toma de las películas de Chan-wook están, por lo demás, pensadas de forma meticulosa para no caer en el exceso por el exceso. No hay gratuidad cuando en el enfoque violento hay una toma de conciencia que implica una representación de lo moral en guiones que sin ser aleccionadores, buscan la reflexión sobre la lealtad, la justicia, el honor y la verdad personal.

La doncella  ambientada en los años 30 del pasado siglo durante la ocupación japonesa en Corea, es una adaptación de la novela Fingersmith  de Sarah Waters que cambia de época ya que el argumento de la escritora inglesa estaba ambientado en la época victoriana. Este cambio favorece a la película que entiende muy bien la estructura argumental de la novelista. Park Chan-wook es un maestro en el arte de descolocar al espectador presentando narrativas dislocadas que se recomponen al final, lo que mantiene el interés durante toda la cinta, si bien es preciso avisar a los espectadores de que la película ofrece tres perspectivas que hay que degustar sin más teniendo en cuenta que el realizador nos da voluntariamente pistas falsas para mantener la intriga y garantizar la sorpresa, conseguida por medio de inusuales movimientos de cámara.

Por otra parte, finalmente La doncella  sucumbe a una sensualidad que probablemente el espectador agradecerá porque la posibilidad de deleitarse en la imagen está asegurada. Ello no impide que en la película interpretada por Kim Min-hee el rostro de Ahora sí, antes no, el conocido Ha Jung-woo y la nobel Kim Rae-ri; aunque ha sido aclamada en muchos festivales, sí se evidencia un cierto enfoque de manual en algunas escenas eróticas que buscan la complacencia del espectador. Hay un interés actual al que no escapa Park Chan-wook por hacer del cine de temática homosexual un cine de lo evidente, lo que implica que no hay una normalización de la sexualidad en el cine entre personas del mismo sexo, sino un punto de vista que demanda la gratitud del espectador-voyeur que participa de un destape de la homosexualidad después de décadas de represión en el cine comercial, salvo por la valiente mirada de algunos cineastas relegados a circuitos LGBT. Lo cual no imposibilita que La doncella  sea una película que siga las rigurosas pautas del cineasta coreano en los planos, y en la buena administración de todos los departamentos de arte, en los que destaca el exquisito trabajo de Cho Sang-Kyung en el vestuario y el diseño de producción de Ryu Seong-hee.
 

Tráiler de La doncella | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: The Handmaiden (La doncella)
Duración: 145 minutos
Dirección: Park Chan-wook
Guión: Chung Seo-kyung, Park Chan-wook
Fotografía: Chung Chun-hoon
Diseño de producción: Ryu Seong-hee
Vestuario: Cho Sang-kyung
Música / banda sonora: Cho Young-wuk
Montaje: Kim Sang-bum, Kim Jae-bum
Reparto: Kim Min-hee, Kim Tae-ri, Ha Jung-woo, Cho Jin-woong
Fecha de estreno España: 2 de diciembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter