Comanchería | La heroicidad masculina, a buen recaudo

En Comanchería David Mackenzie vuelve como en Convicto a incidir en los lazos familiares protagonizados por hombres. Pero la tirada no le sale tan bien por un exceso de testosterona sin buenos cimientos que aguanten el embiste

Comanchería | StyleFeelFree

Fotograma de Comanchería | StyleFeelFree

David Mackenzie con Convicto  consiguió hacer un loable trabajo en la dirección logrando atmósferas emocionales y espaciales enturbiadas por la violencia  proyectada en la reclusión de una cárcel en la cual conviven, entre otros presos, un padre y un hijo, personajes en los que se centra la trama ideada por Jonathan Asser. Un escritor que entendió que adentrarse en un mundo totalmente masculino, era una oportunidad de enfocar los torrentes de testosterona con resultados loables porque hay una intención conseguida de cuestionar los sistemas y los lazos afectivos entre hombres, focalizándose estos en las relaciones paterno-filiales. Tras los buenos resultados de este filme, ahora Mackenzie vuelve a dirigir algo aparentemente similar en Comanchería  con un guion de Taylor Sheridan en el que nuevamente se destaca a los actores prescindiendo de actrices que quedan relegadas, en esta ocasión, a un segundo lugar bastante deleznable, si se comparan sus acciones con el de los esfuerzos por endiosar a los protagonistas. Lo cual no resultaría tan superficial si no fuese porque este proceder está mal canalizado por una historia en la que la afectividad de Convicto  queda reducida a gestos que evidencian estereotipos secundados por la acción. Todo ello en una road movie que es también un western que entremezcla el drama con la comedia y el suspense nutrido de episodios que se retoman, actualizados, eso sí, de películas de atracos.

A pesar de ello Comanchería  se salva porque hay una intención de explicar las crisis contemporáneas recurriendo a distintos géneros en una América profunda que en el cine sigue estando repleta de personajes que tienden a subsistir mediante iconografías que aunque funcionen, no tienen por qué convencer a todos los públicos. No obstante el tiempo dirá si es algo más que una cinta de acción poco original, pero dinámica, que si bien ahonda en problemas actuales que ponen de relieve los dramas existentes tras las hipotecas bancarias, estos problemas se subvierten para que el público, especialmente el masculino, se venga arriba. Lo que ocurre es que a pesar de que se consigue por medio de estas cinematográficas tretas, ampliamente conocidas, que el ritmo no decaiga, el relato no resulta muy creíble, al menos no desde una mirada femenina que se siente descolocada entre tanta acción e insolencia saturada de un arrojo que aquí no busca llegar a las raíces de ningún asunto. Todo sea por enlucir a los nuevos cowboys que adoptando el modelo de Robinhoods de nuevo cuño, entienden que el fin justifica los medios, aunque ese fin no sea para tratar de salvar al mundo, un proyecto, todo sea dicho, demasiado titánico que tiende a hacer incluso mayores polarizaciones en el cine estadounidense. Los asuntos turbios quedan en familia y se hacen por salvaguardar los modelos familiares que en Comanchería  sobreviven por patriarcas que lo dan todo por la causa, lo que deja entrever que desde El gran robo del tren  de 1903 y esta Comanchería, los patrones del cine, en algunos casos, no han evolucionado mucho. La heroicidad masculina sin fundamento sigue estando a buen recaudo por el cine estadounidense del taquillazo y David Mackenzie, aunque europeo, ha cruzado el charco.
 

Tráiler de Comanchería | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Hell or High Water (Comanchería)
Duración: 102 minutos
Dirección: David Mackenzie
Guion: Taylor Sheridan
Fotografía: Giles Nuttgens
Dirección artística: Tom Duffield
Vestuario: Malgosia Turzanska
Montaje: Jake Roberts
Compositores: Nick Cave, Warren Ellis
Reparto: Jeff Bridges, Chris Pine, Ben Foster, Gil Birmingham, Katy Mixon, Dale Dickey, Kevin Rankin, Melanie Papalia, Lora Martinez-Cunningham, Amber Midthunder, Dylan Kenin, Alma Sisneros, Martin Palmer, Danny Winn, Crystal Gonzales, Terry Dale Parks, Debrianna Mansini, John-Paul Howar
Fecha de estreno España: 30 de diciembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter