Assassin’s Creed | Del videojuego al cine

El implacable trío que formaron Justin Kurzel junto con Michael Fassbender y Marion Cotillard en Macbeth, vuelve a reunirse para la adaptación del videojuego Assassin’s Creed, todo un desafío que supera las expectativas para una película de tal envergadura

Assassin's Creed | StyleFeelFree

Fotograma de Assassin’s Creed | StyleFeelFree

Cuando el australiano Justin Kurzel debutó en el largometraje con la sensacional y escalofriante Snowtown hace cinco años, poco hacía presagiar que se familiarizaría tan pronto con los gigantes de la industria cinematográfica pasándose al cine de los grandes presupuestos. Pero el cine comercial, de amplia exhibición, necesita si quiere convencer a un estrato de la audiencia mayoritario, contar con la creatividad de realizadores que sean capaces de mantener la cabeza templada entre tanto despliegue. Lidiar con complejas historias que se deben a espectaculares efectos visuales para asegurar una experiencia inmersiva, no es un juego sencillo. Las miras de querer llegar a todos los públicos y multiplicar los presupuestos desorbitados que entraña realizar películas en las que como en Assassin’s Creed, la necesaria adrenalina tiene que convertir el visionado en un ejercicio efervescente, a veces fracasan porque en la simplificación de una cierta metodología asociada al taquillazo, se pierde la oportunidad de acercarse a realidades que cuestionan la contemporaneidad, sin entretenerse con trivialidades.

El videojuego Assassin’s Creed salió a la luz en 2007 trasladando a los jugadores al corazón de las cruzadas, un período muy extenso en el tiempo marcado, principalmente, por las turbulencias entre cristianos y musulmanes. La religión que vuelve a estar de gran actualidad con las confrontaciones manifiestas entre el mundo occidental y el islámico, no deja de ser un tema que suscita debates en la película rompiendo mitos, mientras además se plantean cuestiones que giran en torno a las posibilidades de la tecnología, ya no en el futuro, sino en el presente. En la versión de Assassin’s Creed para la gran pantalla, un reo condenado a muerte (Michael Fassbender) descendiente de varios linajes de assassins [término derivado de hashashins nizaríes] es trasladado furtivamente a una empresa biotecnológica con sede en Madrid que ha recreado un sistema llamado Animus que conectado a una persona, le lleva a experimentar las vidas de sus antepasados, las cuales revive porque se despierta el recuerdo genético contenido en el adn.

Esto lleva a su protagonista directamente a la España del siglo XV, en plena Inquisición, para revivir las guerras entre templarios y assassins. Una batalla que Cal (Fassbender) tiene que lidiar persuadido por Marion Cotillard que interpreta a la científica del complejo a donde es trasladado, para cubrir una misión privada que conecta el presente con el pasado, consiguiendo que el espectador se plantee interrogantes que cuestionan el mundo en el que estamos. Aquí y ahora. Pero este aquí y ahora es resultado de años de historia unidos por una tecnología pensada para controlar el mundo y eliminar el libre albedrío que solo la estirpe de los assassins quieren preservar. La película deja muchos cauces abiertos pero no cierra ninguno. Todo parece indicar que tendremos Assassin’s Creed para tiempo. Al menos, la experiencia controlada por Justin Kurzel no se pierde en rodeos. Y la inmersión está asegurada con el trío de ases ganadores que consiguieron hacer de Macbeth una de las mejores películas del pasado año, pero menos accesible que esta.
 

Tráiler de Assassin’s Creed | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Assassin’s Creed
Duración: 115 minutos
Dirección: Justin Kurzel
Guión: Adam Cooper, Bill Collage, Michael Lesslie
Fotografía: Adam Arkapaw
Diseño de producción: ANDY NICHOLSON
Vestuario: SAMMY SHELDON DIFFER
Música / banda sonora: Jed Kurzel
Reparto: Michael Fassbender, Marion Cotillard, Ariane Labed, Jeremy Irons, Brendan Gleeson, Michael Kenneth Williams, Charlotte Rampling, Brian Gleeson, Carlos Bardem, Hovik Keuchkerian, Matias Varela, Denis Ménochet, Mohammed Ali, Javier Gutiérrez, Dino Fazzani, Gabriel Andreu, Megan Affonso
Fecha de estreno España: 23 de diciembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter