Gimme Danger | Redescubriendo a The Stooge con Jim Jarmusch

Cineasta pero también melómano, Jim Jarmusch convierte a Gimme Danger, el documental sobre los avatares de la mítica banda The Stooge, en una película que vibra desde el principio hasta el final con Iggy Pop, personaje icónico de la música del siglo XX

Gimme Danger | StyleFeelFree

Fotograma de Gimme Danger | StyleFeelFree

La relación de Jim Jarmusch con la música viene de lejos, cineasta pero también compositor e intérprete, siempre ha mantenido en sus películas un tono musical inherente al propio relato cinematográfico, al igual que han hecho otros realizadores como el irlandés John Carney. Además, en su filmografía, no ha dudado en servirse de todos los géneros desde el jazz de Extraños en el paraíso  (Stranger Than Paradise, 1984), pasando por el Rock and Roll de Mystery Train  o el hip hop de Ghost Dog, el camino del samurái (Ghost Dog: The Way of the Samurai, 1999).  Si bien, también ha tenido un oído sagaz para mezclar géneros en una misma cinta, recurriendo en ocasiones a algunos de los músicos más imprescindibles del panorama musical de los noventa como RZA (Ghost Dog, el camino del samurái) y Neil Young (Dead Man, 1995) o más recientemente, colaborando con la banda japonesa de drone Boris para Los límites del control  (The Limits of Control, 2009). Lo que son únicamente signos que demuestran que Jarmusch no parece dispuesto a cerrarse puertas que cierran perspectivas a la hora de buscar diálogos entre la música y los personajes, entre los personajes y la atmósfera que crea ambientes para el espectador, para la película, para que los personajes puedan flotar por la pantalla por medio de registros que los sitúan definiéndolos.

Ahora, la música es también el motivo para la realización de Gimme Danger,  un documental musical, género en el que el cineasta norteamericano ya es diestro desde que se arrojase en 1997 con el documental sobre Neil Young (El año del caballo / Year of the Horse, 1997), a una experiencia que se nota realiza con placer. Si no fuese así, no podría estrenar en un mismo año dos películas después de tres años en silencio desde su último proyecto, Solo los amantes sobreviven. A Gimme Danger  le sigue el esperado estreno en diciembre de Paterson.  Mientras tanto, con este filme que llega ahora, disfrutaremos de un ejercicio asombroso que supera la mirada esquiva y monocromática de algunos documentales musicales, presentándonos a un Iggy Pop con su banda The Stooge con la cual desde finales de los sesenta y en un breve periodo (1967 – 1973), demostró ser un músico visionario creando las señas de identidad de lo que luego se conocería como garage rock, que acabaría desembocando en el punk de los setenta como movimiento contracultural. Solo hay que escuchar I Wanna Be Your Dog  para comprobarlo y descubrir la cantidad de música surgida después que bebe de The Stooge.

Gimme Danger es por lo demás una película divertida que aparentemente no deja nada en el tintero, mostrándonos incluso la relación de Iggy Pop con David Bowie, que sirvió de inspiración para Velvet Goldmine  de Todd Haynes.
 

Tráiler de Gimme Danger | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Gimme Danger
Duración: 108 minutos
Dirección: Jim Jarmusch
Fotografía: Tom Krueger
Música / banda sonora: The Stooges
Montaje: Affonso Gonçalves, Adam Kurnitz
Intervenciones: Iggy Pop, Ron Asheton, Scott Asheton, James Williamson, Steve Mackay, Mike Watt, Kathy Asheton, Danny Fields
Fecha de estreno España: 25 de noviembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter