Adriana Varejão | Redescubriendo (y resignificando) el azulejo de Portugal

La galería Gagosian de Roma dedica una exposición a la artista brasileña Adriana Varejão para evidenciar las conexiones entre Portugal y Brasil a través del azulejo, uno de los símbolos más preciados de la decoración en el arte nacional de Portugal

Obra: Azulejão (Angel’s Arm), 2016 de Adriana Varejão | galería Gagosian | StyleFeelFree

Obra: Azulejão (Angel’s Arm), 2016 de © Adriana Varejão | Galería Gagosian | StyleFeelFree

Adriana Varejão (Río de Janeiro, 1964) es una de las artistas brasileñas vivas más reconocidas y conocidas, además, por haber estado casada con el empresario Bernardo Paz, uno de los mayores coleccionistas de Brasil y fundador del Centro de Arte Contemporáneo de Inhotim en Minas Gerais (Brasil). Inhotim, un enorme complejo que alberga distintas galerías e instalaciones en un espacio natural que asemeja un Edén, da cabida también a la obra de Varejão que cuenta, en esta suerte de Paraíso, con su propia galería donde exponer de forma permanente su trabajo, al igual que otros artistas como Lygia Pape, Cildo Meireles, Doris Salcedo o Miguel Rio Branco. La obra de la brasileña que ahora expone en la galería Gagosian de Roma gira en torno a la historia y cultura de Brasil conectada con Portugal, país del que rescata sus azulejos para sus obras conocidas como azulejão  o big tile, que lleva realizando desde finales de los años ochenta, variando sustancialmente en escala, en sus más de veinte años de producción.

Historia del azulejo en Portugal

El azulejo, una baldosa cuadrada de cerámica vidriada, es la forma más utilizada de la decoración de los espacios públicos y privados de Portugal, empleado de forma continua a lo largo de la historia del país desde la Edad Media, pero con un florecimiento que despuntó a partir del siglo XVII. En un principio, confinados sobre todo al interior de las iglesias y espacios conventuales, pasan, desde finales del siglo XIX y en especial, durante la primera mitad del siglo XX, a ocupar el exterior de edificios y espacios públicos, así como a revestir las fachadas principales de las casas en varias ciudades del país, creando un paisaje de Portugal muy distintivo.

Renovando constantemente su vigor, el azulejo refleja asimismo el eclecticismo de una cultura expansiva y abierta al diálogo, la portuguesa, que llega también a Brasil como herencia colonial. Como reflejo de esto, los azulejos portugueses adoptaron las lecciones inherentes en los legados hispano-árabes; posteriormente recurrieron a la fórmula ornamental del Renacimiento italiano, al mismo tiempo que se reconoce en ellos, el exotismo de China Oriental. Por otra parte, siguiendo un periodo de inspiración holandesa, se crearon paneles de azulejos que conforman relatos en azul y blanco que marcaron la pauta para una perfecta asimilación de elementos variados de cierta inspiración idealizada, como se muestra ahora en la exposición que puede verse en el Museo de Antropología de Madrid en la muestra De la fotografía al azulejo.

Adriana Varejão, avanzando desde una iconicidad predispuesta

En la obra de Adriana Varejão la recurrencia a los azulejos o baldosas pintadas de Portugal, son una forma de conectar Brasil con Portugal a través del comercio y la colonización. Su trayectoria artística es una búsqueda incesante que parte de la reapropiación del azulejo. De esta forma, busca la forma de ir un paso por delante en su iconicidad, que trasciende, para convertir al azulejo ya en representación artística, en metáfora de la mezcla de culturas.

Los big tiles  de Varejão están representados sobre yeso y pintura al óleo. El yeso se aplica densamente a los lienzos extendidos en el suelo y a continuación, se deja secar. Durante el proceso de secado, surgen grietas que hacen que cada superficie sea única e irrepetible, lo que confiere también a su trabajo un grado de tensión que conecta con un barroquismo al que alude continuamente en los temas y las formas.

En la exposición actual en la galería Gagosian, las obras, concebidas para tal iniciativa, representan la mayor exposición individual de pinturas de azulejos de Varejão. Un conjunto que invita a reflexionar sobre la apropiación, el eclecticismo y la multiplicidad de elementos que finalmente desembocan en lo humano, como puede apreciarse en una escultura totémica que aparece como un fragmento arquitectónico independiente de suelo embaldosado, cuya sección transversal revela un interior de vísceras sanguinolentas. El azulejo nuevamente reinventado, plurisignificado, humanamente icónico.

DATOS DE INTERÉS
Título: Adriana Varejão. Azulejão
Artista: Adriana Varejão
Lugar: Gagosian Roma
Fechas: 1 de octubre de 2016 – 10 de diciembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter