Elle | La polémica, en bandeja de plata, para rendir tributo a Verhoeven

Paul Verhoeven recupera en Elle la impostura de sus primeras películas con la dinámica comercial que encontró en Hollywood, que adapta en suelo europeo, con una extraordinaria Isabelle Huppert

Elle | StyleFeelFree

Fotograma de Elle | StyleFeelFree

El trabajo de Paul Verhoeven de los noventa, con Instinto básico y Showgirls, llegó a la cima de su popularidad, después de saber adaptar su cine a las exigencias de un Hollywood al que le dio verdaderos fuegos de artificio con RoboCop y Desafío total, algunas de sus obras más conocidas. Sin embargo, supo mantener en todas estas películas un pulso entre lo más puramente comercial y un sello de autor indudable pero puesto continuamente en tela de juicio, a pesar de que en algunas de sus primeras incursiones, no temiendo transgredir las convenciones morales, dejó muy claro su propósito. Intenciones sobradamente reconocibles en Delicias turcas (1973), su segundo largometraje, en donde se evidenció su empecinamiento por querer quebrantar lo políticamente correcto sin caer en la nadería. Muy sexualizada, incorrectamente marginal y violentamente licenciosa, hasta que se descubre un trasfondo que sobrepasa estos condicionantes marcadamente visibles para un espectador domesticado por lo normativo. En lo sucesivo, su fórmula, su sello propio, sin llegar a ser tan excesivo, acabó convirtiéndose en un hacer personal amante de las ambivalencias en películas que juegan muy bien los ritmos que exigen lo misterioso y tenebroso, aspectos que comparte con las obras de David Lynch y David Cronenberg que se evidencian por ejemplo en El cuarto hombre.

Las últimas películas de Paul Verhoeven, en cambio, en los últimos años, han quedado a la sombra de sus años heroicos con sus mujeres fatales, agresivas, autónomas e indescifrables, que catapultaron a Sharon Stone como una de las actrices más deseadas de la última década del siglo XX. Después de Showgirls, en cambio, y a pesar de alguna cinta reseñable, su nombre quedó a la sombra de otros autores más acertados con los nuevos tiempos, sopesando la realidad más certeramente sin necesidad de mujeres, que a pesar de su talante desinhibido, no dejaban de estar excesivamente fetichizadas para un siglo XXI que aunque comenzó marcadamente fetichista en lo ornamental, fue amoldándose a otras pautas más relajadas.

Con Elle, Paul Verhoeven trata de recobrar el pulso de sus primeras películas sin demasiados ajustes para con una realidad en la que imperan nuevas estéticas, lo que nos hace pensar que su sello es sobradamente fuerte para necesitar amoldarse a nada, ya que logra su propósito, aparentemente, sin demasiado esfuerzo. Buena parte del mérito lo tiene Isabelle Huppert en un papel que defiende magistralmente en una película difícil de encajar moralmente y que sin embargo, es su mejor acierto ya que la actriz francesa sabe muy bien afirmarse en la equidistancia. Ni demasiado cerca, ni demasiado lejos del resto del elenco, lo que la mantiene siempre en foco defendiendo su personaje con un coraje que no precisa evidenciarse para dar razones que hagan pensar en las cuestiones que se plantean. Asuntos estos que giran en torno a nuevas formas de relacionarse que contemplan la posibilidad de la agresión desde distintos prismas, dejando al espectador que él mismo haga sus propios juicios de valor. Un reto que difícilmente aceptarían otros cineastas. Pero, ¿quién si no el holandés junto con una intrépida Huppert sería capaz de arriesgarse con un tema tan peliagudo como la violación, no para hacer una disertación moralina, sino para plantear cuestiones en torno a sexualidades que en el cine tienden a ser monocromáticas? Paul Verhoeven vuelve con las pilas puestas, siendo fiel a su esencia polemista y devolviendo al espectador más sustos que sorpresas, en un desarrollo que se intuye, pero que a pesar de ello, mantiene la tensión hasta el final.
 

Tráiler de Elle | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Elle
Duración: 130 minutos
Dirección: Paul Verhoeven
Guión: David Birke (Novela: Philippe Djian)
Fotografía: Stéphane Foantaine
Diseño de producción: Laurent Ott
Vestuario: Nathalie Raoul
Música / banda sonora: Anne Dudley
Montaje: Job ter Burg
Reparto: Isabelle Huppert, Laurent Lafitte, Anne Consigny, Charles Berling, Virginie Efira, Christian Berkel, Judith Magre, Jonas Bloquet, Alice Isaaz, Vimala Pons, Raphaël Lenglet, Arthur Mazet, Lucas Prisor, Hugo Conzelmann, Stéphane Bak
Fecha de estreno España: 30 de Septiembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter