3 recuerdos de mi juventud | Desórdenes narrativos

Arnaud Desplechin en 3 recuerdos de mi juventud construye una historia que se deshila a falta de un buen cuerpo central al que asirse con firmeza

3 recuerdos de mi juventud | StyleFeelFree

Fotograma de 3 recuerdos de mi juventud | StyleFeelFree

Si no puedes manejar un complejo conjunto, es mejor centrarse en un aspecto. 3 recuerdos de mi juventud  es el ejemplo de que querer contar muchas historias sin saber bien como hilarlas para que todo cuadre, no es una idea muy recomendable. Hay elementos que vistos como pinceladas aleatorias e independientes son atractivos, pero en conjunto, conformando una historia, pierden contornos, se desdibujan.

En realidad, no me queda muy clara la idea de Arnaud Descleplin con 3 recuerdos de mi juventud. Es un proyecto demasiado ambicioso que solo puedes imaginar que se le haya ocurrido porque el personaje principal pudiera ser algo así como su propio alterego revestido con su pasión cinéfila evocada por la cinematografía nouvelle vague  francesa ondeada por François Truffaut. El guion hace un recorrido por toda la vida de este personaje central al que llama Paul. Desde la infancia a la edad adulta, centrándose especialmente en su juventud interpretada por Quentin Dolmaire, un hallazgo de intérprete que incluso podría tener afinidades con Pierre Léaud, personaje clave de la nouvelle vague  y galardonado este año con la Palma de Oro honorífica en el reciente Festival de Cannes. Sin embargo, el problema radica en que Descleplin, amante en cierta forma de los argumentos experimentales, como pudimos comprobar recientemente en Jimmy P , no es capaz aquí de manejar el caos. Es más, se pierde en el caos en todos los aspectos, dejando sin concluir los relatos que inicia y propiciando que se convierta en una historia interminable que más que avanzar, se desarrolla dando saltos hacia atrás y delante sin que tengan un cometido.

He de reconocer también que sus personajes, aunque bien interpretados por los dos jóvenes debutantes (Dolmaire y Lecollinet), me resultan muy vieja escuela. No seamos condescendientes a estas alturas con roles que no aportan nada a los tiempos actuales. En este sentido el papel de Roy-Lecollinet es particularmente anticuado. No cuestiono las dotes interpretativas de la actriz, cuestiono solo el guion. Embutido en un corsé de lolita espabilada que es su mejor faceta, lo pierde todo cuando se descubre repleta de estereotipos que abusan de una sensualidad anticuada que llega a ser incómoda vista desde el hoy. Al final, entre unas formas y otras, un guión extraño con unos personajes poco adaptados a la actualidad y esos chocantes flashbacks que no conectan y quedan suspendidos en el aire, 3 recuerdos de mi juventud  termina siendo una cinta excesiva y pesarosa que no deja respirar al espectador. Y son más de dos horas de traca.

Tráiler de 3 recuerdos de mi juventud | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Trois souvenirs de ma jeunesse (My Golden Days / 3 recuerdos de mi juventud)
Dirección: Arnaud Desplechin
Guión: Arnaud Desplechin, Julie Peyr
Fotografía: Irina Lubtchansky
Diseño de producción: Toma Baqueni
Vestuario: Nathalie Raoul
Música / banda sonora: Gregoire Hetzel
Montaje: Laurence Briaud
Reparto: Mathieu Amalric, Lou Roy-Lecollinet, Quentin Dolmaire, Léonard Matton
Fecha de estreno España: 27 de mayo de 2016

Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter