Los refugios afectivos de Louise Bourgeois

El Museo Guggenheim de Bilbao explora los universos más íntimos de Louise Bourgeois en la muestra Estructuras de la existencia: las Celdas, un recorrido por 28 espacios arquitectónicos que la artista realizó desde mediados de los ochenta

Louise Bourgeois en el Guggenheim de Bilbao | StyleFeelFree

Detalle de Celda XXVI  (Cell XXVI ), 2003 de Louise Bourgeois en el Guggenheim de Bilbao | © The Easton Foundation | StyleFeelFree

En los últimos años la presencia de Louise Bourgeois (Paris, 1911- Nueva York, 2010) en los museos ha sido sonada. Recientemente tuvimos la oportunidad de conocer gran parte de su obra en el Museo Picasso de Málaga en una muestra retrospectiva que procedía del Moderna de Suecia y que analizaba su trabajo sin hacer hincapié en ningún área determinada de una producción tan compleja como fascinante. Una exposición que en España venía precedida por otros grandes itinerarios concluyentes para comenzar a indagar en su trabajo. Entre ellos, en Madrid pudimos acercarnos a su práctica artística en la Casa Encendida hace poco más de tres años. Aunque fue la exposición en el Museo Reina Sofía, a finales de los noventa, la que abrió el pasadizo que permitió que los espectadores se adentrasen en sus misteriosos y angustiosos espacios poblados más que de sueños, de pesadillas. Por eso, la exposición que ahora le brinda el Museo Guggenheim de Bilbao, no hace sino evidenciar lo que ya es de consenso. Aunque a Louise Bourgeois el éxito le llegó cuando ya contaba más setenta años, a raíz de la primera exposición que el MoMA dedicó a una mujer en 1982, a día de hoy, es considerada una de las artistas, no ya solamente femeninas, más representativas del siglo XX. En el recorrido que podemos hacer por el centro de arte bilbaíno, si no lo habíamos descubierto antes, entendemos por qué. Aquí se exhibe su obra más significativa, la que va directamente al punto álgido de su temática, su serie de las Celdas, unas estructuras que ya había explorado el MNCARS en la mencionada exhibición Memoria y arquitectura  de 1999. Espacios donde habitan los miedos de Bourgeois, lugares delimitados donde es posible poner nombre a cada uno de sus monstruos para exorcizar esos miedos que ahora ya son colectivos.

Olvidar y recordar a un mismo tiempo. ¿Es posible? Louise Bourgeois trató de encontrar la ecuación que le permitiera un pacto de opuestos. “Tienes que contar tu historia, y tienes que olvidarla. Olvidas y perdonas. Eso te libera”, afirmó la artista franco-americana en una ocasión. Pero había otra razón para la construcción de sus celdas, estos espacios que en palabras de Julienne Lorz, una de las comisarias de la muestra, “se ubican en algún lugar entre el panorama museístico, la escenografía, el ambiente o la instalación”, son por otra parte espacios de subsistencia e independencia. Al menos eso parece extraerse de sus declaraciones. “Cuando empecé a crear las Celdas quería crear mi propia arquitectura, y no depender del espacio de un museo, no tener que adaptar a él mi escala. Quería constituir un espacio real en el que uno pudiera entrar y por el que pudiera moverse”  dijo al respecto. Fuesen cuales fuesen sus razones, lo cierto es que en estos hábitats domésticos, físicos, aislados y simbólicos, encontramos las claves para entender toda la trayectoria artística de Louise Bourgeois, unida, inexorablemente, a su biografía. Porque es aquí, en estos territorios afectivos que muchas veces nos hablan de abandono, de traición y de pérdida, donde la fragilidad y la vulnerabilidad se hacen visibles apuntando a esos recuerdos que son rememorados, precisamente para abandonarlos, dejándolos a merced de un lugar que ha dejado de ser propio desde el momento en que se comparte. Si es preciso olvidar, debemos enfrentarnos a nuestros miedos haciéndolos visibles. El recuerdo y el olvido van asidos por el otro. “Es la relación con la otra persona lo que me motiva. La condición humana es lo que esculpo y mis formas emanan del interior de mi cuerpo”, decía. Aunque el otro a veces sea la causa del dolor como en The Destruction of the Father, 1974 (La destrucción del padre ), obra en la que la artista presenta un acto de venganza ficticio contra la figura paterna y que es el reflejo de la conflictiva relación que Bourgeois mantuvo con su padre desde su infancia.
 
Louise Bourgeois en el Guggenheim de Bilbao | StyleFeelFree

Obra: Dentro y fuera (In and Out ), 1995 de Louise Bourgeois en el Guggenheim de Bilbao | © The Easton Foundation | StyleFeelFree

Louise Bourgeois en el Guggenheim de Bilbao | StyleFeelFree

Detalle de Habitación Roja (Padres)  [Red Room (Parents) ], 1994 de Louise Bourgeois en el Guggenheim de Bilbao | © The Easton Foundation | StyleFeelFree

DATOS DE INTERÉS
Título: Louise Bourgeois. Estructuras de la existencia: las Celdas
Artista: Louise Bourgeois
Comisariado: Julienne Lorz y Petra Joos
Lugar: Louise Bourgeois en el Guggenheim de Bilbao
Fechas: 18 de Marzo de 2016 – 4 de Septiembre de 2016
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter