El mundo abandonado | Llenando ausencias

Inspirada en su propia vida, la realizadora alemana Margarethe von Trottra, propone en El mundo abandonado un viaje para dotar de sentido las ausencias vitales

El mundo abandonado | StyleFeelFree

Fotograma de El mundo abandonado | StyleFeelFree

Los itinerarios personales están llenos de ausencias a veces invisibles a los ojos. Ausencias que suelen estar relacionadas con vacíos emocionales. Cuando esos huecos vitales no nos permiten saber quiénes somos realmente, de dónde venimos y por consiguiente, a dónde vamos, por mucho que nos esforcemos en llenar la vida con logros materiales, lo inmaterial se revela contra nosotros en una lucha con lo incomprensible que habita en lo más recóndito de nuestro ser. La voluntad de cambio es la única capaz de desentrañar esos misterios que nos asedian. Y esa voluntad sólo podemos encontrarla cuando en esas batallas personales sin tregua, llegamos a un punto en que nuestra fortaleza se revela por encima de las dudas y buscamos respuestas convincentes. La fórmula mágica suele encontrarse en pequeños gestos, aparentemente nimios, que nos permiten ir resolviendo enigmas que trazan caminos nuevos que siempre habían estado ahí, pero que no se alzan visibles hasta que alcanzamos el punto de no retorno. Para ello, hay que querer avanzar y tener el empeño de querer llegar hasta el final. Y ya se sabe, sólo avanzan los valientes. Por ello, los retratos que Margarethe von Trotta ha ido trazando en su filmografía están repletos del coraje que siempre va unido a la necesidad de encontrar respuestas. Esos retratos, femeninos para más señas, son capaces de seguir hacia delante con la convicción del que es capaz de dejarlo todo, las veces que sean necesarias, para empezar de cero. Teniendo la certeza de que la solución al problema se encuentra en algún lugar abandonado, aguardando a que vayamos a su encuentro.

En El mundo abandonado  la cineasta alemana ha vuelto a elegir a dos de sus actrices fetiche, Katja Riemann que ya protagonizara Rosenstrasse  y Barbara Sukowa que dio vida a la filósofa Hannah Arendt en la biopic del mismo nombre. Dos rostros que son los responsables de sumergirnos en una historia humana compleja, repleta de secretos que salen a la luz, precisamente, cuando esa voluntad de avanzar se vuelve más inmediata que cualquier otra cosa. Una historia humana centrada en la familia y las relaciones filiales _ un tema recurrente en la trayectoria de von Trotta _ que avanza rápido, mantiene la expectación hasta el final y resulta verosímil a pesar de que la trama es una maraña a punto de desequilibrarse en cualquier momento. En el temple para conseguir que nada se desmorone y pueda llegar a buen puerto se encuentra el baluarte de Margarethe von Trottra, otra mujer fuerte, como sus protagonistas, que ha sabido empujar de ese carro al que se le denominó nuevo cine alemán sin hacer demasiado ruido pero conservando valores que en la gran pantalla son necesarios para poner a cada uno en su sitio, el que le corresponde.
 

Tráiler de El mundo abandonado | StyleFeelFree Youtube

FICHA TÉCNICA
Título original: Die abhandene Welt (The Misplaced World / El mundo abandonado)
Duración: 101 minutos
Dirección: Margarethe von Trotta
Guión: Margarethe von Trotta
Fotografía: Axel Block
Música / banda sonora: Sven Rossenbach, Florian Van Volxem
Reparto: Barbara Sukowa, Matthias Habich, Katja Riemann, Gunnar Möller, Robert Seeliger, Birte Hanusrichter, Manfred-Anton Algrang, Arthur Klemt, Marius V. Haas, Pierre Shrady, Jan-David Bürger, Nicole Unger
Fecha de estreno España: 1 de Enero de 2015
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter