3 Corazones | Descorazonado thriller sentimental

En 3 Corazones Benoît Jacquot traza una rocambolesca historia sentimental que gira en torno a estereotipos generados por asociaciones poco creíbles pero domesticadas para que cobren fuerza en el imaginario popular

3 Corazones | StyleFeelFree

Fotograma de 3 Corazones | StyleFeelFree

Incluso el propio título. Más explícito y desgastado, imposible. El corazón siempre ha sido el único órgano que nos han repetido hasta la saciedad que siente. Sabemos que no es así, pero las iconografías son efectivos métodos para persuadir, con más o menos acierto, por todas las formas de creación que se precien. Partiendo de esta fehaciente intencionalidad, todo el entramado ideado por Benoît Jacquot junto con Julien Boivent, gira en torno a ideas tan recurrentes como aparentemente seguras que se retroalimentan las unas a las otras formando un collage cinematográfico salpicado de situaciones parasitarias que se nutren de intrusiones gráficas que resultan forzadas y poco apropiadas. Una voz en off que parece colarse a mitad del filme para narrar lo que debería de intuirse, un sol enrojecido y eterno que pretende explicar una relación que no encuentra explicación si no consigue conmover, un azar caprichoso que encuentra similitudes con relatos cinematográficos clásicos como en un An Affair to Remember  con Cary Grant y Deborah Kerr, o ese efectivo y peligroso recurso de los triángulos amorosos clandestinos que terminan cuando tienen que terminar para poner en evidencia un desorden premeditado, frío y poco creíble.

Hay debilidades que 3 Corazones  pone al descubierto. Estas podrían resumirse considerando que el cine de la vieja escuela si quiere resultar convincente tiene que adaptarse a las dinámicas sociales no populares, ya que sabemos que estas también se alimentan de estereotipos, sino a las emergentes que son las que motivan al espectador a buscar otros ángulos para la convivencia. Esto porque hay fórmulas ya rancias que es mejor evitar para que no enturbien todo un proyecto. O eso, o pasarse al cine del gran Hollywood, con lo cual ya no hay engaño posible por obvio. Más allá de estas observaciones, hay algo que rescataría de 3 Corazones. A una Catherine Deneuve entre sombras y con pocos planos pero que se adivina podría estar a punto de interpretar el gran papel de su vida si encuentra el realizador o realizadora que sea capaz de verlo. Claro que muchos cineastas prefieren rostros más jóvenes. Realidad que deja un vacío enorme en el cine abandonando a actrices que podrían estar en el mejor momento de sus carreras. Ese que les permitiría lograr grandes interpretaciones en papeles que hablen de mujeres reales, de problemáticas reales, que suelen emerger cuando la verdad se hace evidente. Los arquetipos construidos en base a fantasías poco ocurrentes, mirados con objetividad, sin dobles espejos y trampantojos, ni convencen, ni provocan reacción alguna, salvo indiferencia.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: 3 coeurs (3 Corazones)
Duración: 106 minutos
Dirección: Benoît Jacquot
Guión: Benoît Jacquot, Julien Boivent
Reparto: Benoît Poelvoorde, Charlotte Gainsbourg, Chiara Mastroianni, Catherine Deneuve
Música / banda sonora: Bruno Coulais
Fotografía: Julien Hirsch
Fecha de estreno España: día de mes de 2015
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter