Una segunda oportunidad | Explorando los límites de la razón y la moral

una segunda oportunidad | stylefeelfree

Fotograma de Una segunda oportunidad © Rolf Konow | StyleFeelFree

El impulso dramático que generalmente Susanne Bier consigue trasladar a sus películas ha dado lugar a cintas impactantes en guiones más humanistas que efectistas. Pero también, a juzgar por sus últimas incursiones, a otras realizaciones que parecen ideadas para convertirse en deleite de sobremesa para las parrillas televisivas. Aún con estas diferencias, casi todas ellas han sido escritas por la mano de Anders Thomas Jensen impulsado por la propia Bier que suele figurar como cómplice de la historia. Sin embargo, la fórmula no siempre da los mismos resultados y en Una segunda oportunidad estos efectos se decantan _ supongo que con intenciones más comerciales que otra cosa _ por un artificioso intento de mantener en vilo al espectador llevando, como gusta de hacer Bier, todo al límite pero en esta última, con cierta levedad que no se sostiene. Una levedad que en Una segunda oportunidad  no está en cambio en las partes sino en el conjunto de la historia que si bien ha cambiado sustancialmente desde sus primeras cintas adoptando una estética más meticulosa, menos ruidosa _ no por ello mejor _; sigue estando sujeta a una puesta artística cuidada que se deleita en los detalles. Así, aunque ni falla el reparto, con logradas interpretaciones; ni la puesta en escena; ni el esmerado trabajo de arte, la propia historia no acaba de solidificarse por un guion superfluo que no despierta el suficiente interés. En líneas generales, porque esos límites en los que se mueven los personajes de la cinematografía de la danesa, no están aquí sujetos salvo por el esfuerzo interpretativo, quedando el argumento carente de recursos que inciten a comprender la acción por la acción _ tampoco demasiado ocurrente _, a pesar de que en todo el entramado subyace un juego moral que, sometido a análisis, resulta menos banal de lo que a simple vista pudiera parecer.

Susanne Bier en Una segunda oportunidad  explora lo dramático transcendiendo las fronteras de la moral y enfatizando la acción por la acción

En Una segunda oportunidad  las interpretaciones no dejan indiferente y mantienen el ritmo de una historia que parece adivinarse o no adivinándose, tampoco sorprende. Tal vez porque no se interioriza en algunos secundarios extraordinarios como lo es Maria Bonnevie en un papel retorcido que recuerda en cierta medida y salvando las distancias al que le valió la nominación al óscar a Rosamund Pike en Perdida  aunque a mi juicio, más logrado el de Bonnevie, un personaje que podría dar pie a un estudio sobre los prototipos de lo femenino y lo masculino en el cine de la Bier, tan obsesionada como parece en adentrarse en estos patrones que siguen el ejemplo de Adán y Eva en el Edén. Si bien aquí Eva perturbando a Adán sin convencerle explícitamente de nada, incitándole al mal, tampoco tenga demasiada presencia en la historia que le sobra quizás a Nikolaj Coster-Waldau. Una figura esta clave sobre la que pesan esas fronteras difuminadas entre el bien y el mal que el actor danés consigue interpretar con acierto. No obstante, posiblemente las mejores escenas se las lleve Nikolaj Lie Kaas _ habitual en la filmografía de Susann e_ que junto a Lykke May Andersen _ una revelación muy afortunada en el reparto _ forman una pareja cinematográfica que consigue dar énfasis y magnificar lo que en realidad no deja de ser un proyecto que no llega a estar a la altura de lo que espero de una de las cineastas más contundentes de los últimos años teniendo en cuenta las extraordinarias Te quiero para siempre, Después de la boda o En un mundo mejor. Con todo, sería de agradecer que no se encasillara en ciertos modelos de género. Lo femenino en el cine está por explorar porque los estereotipos siguen estando a la orden del día incluso motivados por mujeres cineastas, y eso si que es preocupante.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: En chance til (Una segunda oportunidad)
Dirección: Susanne Bier
Guión: Anders Thomas Jensen
Reparto: Nikolaj Coster-Waldau, Maria Bonnevie, Ulrich Thomsen, Nikolaj Lie Kaas, Lykke May Andersen
Fecha de estreno España: 11 de Septiembre de 2015
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter