Juan Ariño: el triunfo de la emoción en un mundo razonado

Juan Ariño | stylefeelfree

Obra: © Juan Ariño, serie Chinos, 2012 | Foto:Y.Yu para © StyleFeelFree

¿Es el descrédito de las ideologías lo que apremia a un renovado interés por el paisaje? ¿La búsqueda de un lugar más habitable? ¿La necesidad de experiencias más íntimas? No es que sea sintomático, pero hay indicios de un cambio de mirada. Como evidencia, la muestra que La Casa Encendida le dedica a Juan Ariño (Madrid, 1945), siendo esta la primera exposición dedicada a este artista más conocido como diseñador de espacios museográficos, catálogos y exposiciones.

Las piezas paisajísticas de Juan Ariño no responden en cambio a un interés circunstancial o pasajero, sino más bien a una esencia de ser que gusta de la belleza no canónica. Y en esto se siente un poco aislado al asegurar que “el mundo moderno está muy falto de belleza”, lo que implica un darse cuenta de que el paisaje, aún abstracto, todavía no se reconoce en las tendencias. Pero absorto en su propio tiempo, prefiere renunciar al reconocimiento para derivar en una contemplación que le permita descubrir un camino para la reflexión y el autoconocimiento. De otra forma no podría dedicarse a la pintura introspectivamente, en los ratos libres que le deja su dedicación a otros artistas configurando espacios expositivos, ideando esquemas que sirvan a la obra de terceros. Estas circunstancias en Juan Ariño le facultan también para indagar en las obras de otros, sirviéndole de influencia. Algo que no oculta, sino al contrario, al manifestar abiertamente su admiración por artistas como Mondrian, que pudiendo simbolizar la antítesis al trabajo de Ariño, en cambio coincide con él en la admiración por el orden enunciado en un principio natural compuesto por horizontales y verticales.

La exposición que La casa Encendida dedica a Juan Ariño pone el acento en el paisaje abstracto que este ha ido realizando desde 2010, si bien, lleva toda una vida consagrado a la dialéctica de la belleza.

No obstante la influencia más constante en Juan Ariño obedece a su interés por Oriente, especialmente por China, pero también por Japón revelando su admiración por Kakuzo Okakura de quien rescata como referente El libro del té. Concretamente al referirse a China puntualiza su afinidad. “Pienso, como los chinos, que la naturaleza es más grande e importante que nosotros, en cambio los occidentales estamos más fijados en la figura, en nosotros mismos”, admite. La ceremonia del té. La tradición paisajística. O el yin y el yang deviniendo en esa horizontalidad y verticalidad, que atendiendo a la razón, explican la razón misma del ser y por ello, del sentir. La emocionalidad está muy presente en la obra de Ariño. También la sensualidad. Y aclara, “ir al corazón humano, emocionar, eso es lo que intento”. De ahí que esa racionalidad que explora la verticalidad y horizontalidad se revierta explotando en obras que condensan un ilimitado cúmulo de emociones que van de los tonos más lúgubres como en las extraordinarias Melancolía, 2008-2015 o Agua y montaña, 2005 a las luminosidades de la serie Hespérides  2005-2015. Para Juan Ariño el paisaje no es paisaje en el sentido estricto sino que su intención es la de condensar un recuerdo vago de una sensación asociada a esa participación del ser humano en la naturaleza. Entre la abstracción y la figuración materializa una meditación que aquí en La Casa Encendida de la Fundación Montemadrid se puede ver condensada en sus series Homenaje a Rikyu, Chinos, Horizontes, Shojis, Ultramar  o Hespérides  que representan una selección de su trabajo más reciente, el que ha ido realizando desde el año 2000. Comisariado por Carmen Giménez, conservadora del Solomon R. Guggenheim de Nueva York esta se convierte en una oportunidad para reflexionar sobre el paisaje, a ser posible, en intimidad.
 

Juan Ariño | stylefeelfree

Obra: © Juan Ariño. Composición rosada, 2013 | Foto: Y.Yu para © StyleFeelFree

Juan Ariño | stylefeelfree

Obra: © Juan Ariño. Orilla negra, 2013 | Foto: Y.Yu para © StyleFeelFree

DATOS DE INTERÉS
Título: Juan Ariño
Artista: Juan Ariño
Comisariado: Carmen Giménez
Lugar: Casa Encendida (Ronda de Valencia 2, Madrid)
Fechas: 18 de Septiembre de 2015 – 1 de Noviembre de 2015
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter