Los bañadores anticipan el fin de la revolución sexual en el vestir

La revolución sexual atendida por la indumentaria llegó a su fin posiblemente en los ochenta pero muchos diseñadores han seguido tirando de iconografía femenina. Por eso, la ralentización hacia una naturalización en el vestir que ahora comienza a manifestarse en lo femenino, no ha sido lineal desde entonces. El primer lugar donde se evidenció el fin de la revolución sexual en el vestir fue en las playas. El cambio durante el siglo XX, hablando de prendas de baño, fue tan veloz, que a partir de los ochenta prácticamente las piezas para tomar baños de sol o de mar de una sola pieza desaparecieron de las playas salvo, prácticamente, por razones estéticas. En su lugar, las estancias playeras se llenaron de masas que se mostraban al descubierto tratando de llevar la menor extensión de tejido posible sobre el cuerpo y por tanto, evitando el diseño, la elegancia y la estilización. Más de tres décadas después, los bañadores vuelven a ser tendencia ya que la moda ha tocado techo extremando lo femenino en la exuberancia. Si en las sociedades occidentales ya se ha perdido la capacidad de escandalizar o provocar porque casi todo es permisible hablando de vestimenta, era natural recuperar cierta etiqueta que en realidad es menos exigente y más libre que la que anticipaba la culminación de una revolución que empezó siendo necesaria y acabó convirtiéndose en un movimiento de doble filo ya que también parecía sentirse cómodo en patrones sexistas evidentes, sobre todo en la última década con el resurgir de la figura ultra-estilizada.

CLAVE:
Este verano los bañadores ganan terreno a los trajes de baño de dos piezas apostando por tres tendencias básicas: colorblock, cándidos prints o para atar en la nuca.

Los bañadores, después de la aceptación que tuvieron especialmente en los setenta recuperan protagonismo también porque igual que hemos estado viendo en el prêt-à-porter, la década de los setenta está pisando fuerte esta temporada mientras los ochenta siguen siendo una vía de inspiración inagotable.

Con la vuelta de los bañadores de una pieza se recobra también la capacidad de sorprender ya que estos admiten más posibilidades en el diseño. Desde StyleFeelFree nos decantamos por los bañadores que juegan con el color en bloques gráficos; los bañadores de inspiración más cándida y silueta recia que recurren a atractivos prints con reminiscencias pop o infantiles; y para un aspecto más sofisticado, los que atan en la nuca que admiten tejidos más suntuosos y estampados exóticos. En la elección está el gusto pero por si acaso, los lisos son un must have que siempre acierta.

bañadores_one_piece_stylefeelfree

Fotograma de “Pauline en la playa” de Eric Rohmer. Tendencias moda primavera-verano 2015: bañadores

bañadores_stylefeelfree

Tendencias moda primavera-verano 2015: bañadores

bañadores_stylefeelfree

Tendencias moda primavera-verano 2015: bañadores

bañadores_one_piece_stylefeelfree (4)

Tendencias moda primavera-verano 2015: bañadores

bañadores_stylefeelfree

Tendencias moda primavera-verano 2015: bañadores

bañadores_stylefeelfree

Tendencias moda primavera-verano 2015: bañadores
Xo & Yu

Xo & Yu

Predicción de #tendencias #Moda y análisis de [contra]tendencias desde una visión que atiende lo identitario que marca el cambio social. Visto, luego [soy]