La lección | Retrato de una heroína de carne y hueso

la lección | stylefeelfree

Fotograma de La lección | StyleFeelFree

Los búlgaros Kristina Grozeva y Petar Valchanov comienzan con La lección su primer largometraje de ficción que abarcará una trilogía sobre la realidad como inspiración. Este conjunto cinematográfico está planteado a partir de la rebelión individual a la que se verán forzados sus protagonistas por las circunstancias externas. En un mundo cínico que pierde su alma con la mercantilización, sus personajes, como piezas de una compleja estructura socioeconómica ajena a su control, se verán sometidos a una presión que les obligará a cuestionarse su existencia.

Prueba de estos principios es La lección. Aquí la mirada recae en Nadezhda, una joven maestra de escuela disciplinada que busca la forma de llegar a fin de mes sacando a flote a su familia. En la escuela trata de poner ejemplo enseñando a sus alumnos no sólo la lección académica sino una lección sobre la vida. Sobre lo que está bien y lo que está mal. Pero, a grandes rasgos, las circunstancias de su propia vida, la llevan a tomar decisiones que nunca hasta entonces se había planteado. En esta encrucijada de su itinerario personal conducido por los que la rodean, la lección que habría de darles a sus alumnos, finalmente pierde peso. Ella misma tiene que afrontar su propia enseñanza teniendo que decidir entre una gama de posibilidades nada atractiva. Como en la vida, la decisión que tendrá que tomar no es blanco o negro, sino que tendrá que elegir entre una gama de grises, algunos, oscuros casi negros, para salir del paso.

La lección  es una lección de vida, un tramo de biografía sin edulcorar. Aunque sea una historia de ficción, su personaje central mantiene los pies en una realidad que guarda demasiadas similitudes con la que conocemos. De hecho, está inspirada en una situación verídica que tuvo su eco en los medios.

Y en esa elección, en cómo va tomando partida este personaje teniendo en cuenta sus convicciones y moral, es donde la película gana solidez consiguiendo ensalzar un guión convincente que retrata a una mujer contemporánea de carne y hueso. El mérito se lo lleva Margita Gosheva que encarna el papel de Nadezhda (Nade) que parece personificar la otra cara de la moneda del interpretado por Marion Cotillard en Dos días, una noche de los hermanos Dardenne. Goesheva aquí, asombrosamente juiciosa, austera y valiente como pocos, muy pocos personajes femeninos en pantalla. Valiente desde la naturalidad de la construcción de una identidad cercana, cabal y absolutamente equilibrada a pesar de las decisiones que debe adoptar. Caracterizaciones estas que resultan genuinas teniendo en cuenta la gran cantidad de roles perversos que el cine construye inventándose femeninos ficticios que en la vida real sirven para que se materialicen en estereotipos nada atractivos que adiestran a la mujer con actitudes sexistas.

Este personaje femenino tan eficaz como heroico sirve además en La lección  para llevarnos de la mano por una realidad acuciante marcada por el poder de la banca, las relaciones familiares y sentimentales en la sociedad actual, la adaptación de la mujer al espectro de roles que le impone el mundo Occidental para compaginarlos todos a la vez sin posibilidad de elección en algunos estados que no contemplan la conciliación en la igualdad, la precariedad laboral y sobre todo, la soledad. La soledad que implica adoptar actuaciones valientes en un mundo reglado y acotado para la mujer.

FICHA TÉCNICA
Título original: Urok (The lesson / La lección)
Dirección: Kristina Grozeva, Petar Valchanov
Guión: Kristina Grozeva, Petar Valchanov
Reparto: Margita Gosheva, Ivan Barnev, Ivanka Bratoeva, Ivan Savov, Todorova, Stefan Denolyubov
Fecha de estreno España: 29 de Mayo de 2015
Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter