“Ahora y siempre” es ahora o nunca

película Ahora y siempre de Ol Parker | stylefeelfree

Fotograma de Ahora y siempre | StyleFeelFree

Siempre he pensado que los amantes del cine son soñadores inconformistas de su propia película. Y como el verano, especialmente para los que tienen la suerte de vivir en localidades costeras, es más proclive al aquí y ahora, al disfrute, al dejarnos embriagar por la receptividad del buen tiempo, las refrigeradas salas de cine son menos estimulantes y las cintas se vuelven más ligeras. Ahora y siempre de Ol Parker es otra de esas películas que cumple las expectativas veraniegas. Un drama ligero para ver un domingo en última sesión después de haber pasado todo el día en la playa para hacernos sentir que en la vida, como en el cine, siempre hay que saltar en el charco, no bordearlo. Pero es el cine el que tiene que recordárnoslo y son generalmente películas sin grandes pretensiones las que más nos lo recuerdan, normalmente porque abusan sin ningún sentido del ridículo de clichés y jactancias, que en la práctica, no son tan verosímiles o tan almibaradas. Aun así, el mensaje está ahí y es una de las grandes hazañas del cine popular. Porque en realidad, ¿qué aliciente necesitamos para vivir la vida intensamente? A veces, por paradójico que parezca, estar al filo de la muerte, sabiendo que nuestra presencia física en este ahora tiene sus días contados. Que poco estimulante puede resultar la existencia cuando nos creemos inmortales. Solemos contemplar la juventud como garantía de un largo viaje, pero viajamos sin garantía. Al director y también guionista de esta adaptación cinematográfica del libro del mismo nombre, le gustan precisamente estos argumentos. O se cruza con ellos. Lo cierto es que en el guión que también escribió de otra adaptación cinematográfica, El exótico Hotel Marigold  (de la que pronto podremos ver una segunda parte) también los personajes están al límite. En este caso, porque son personas de tercera edad viviendo la última etapa de su vida y encarándola de la mejor forma posible. Ya no hay excusas, es ahora o nunca. Como reconoce el propio Parker, reflexionar sobre este tema fue algo en lo que no había reparado y que “significó pasar mucho tiempo pensando sobre la intensidad con que vives la vida cuando tu tiempo es limitado“.

Y en Ahora y siempre  cuenta con Dakota Fanning en el papel principal. Delicada y dulce pero también inconformista. Peleona hasta el final. Aquí es Tessa, una adolescente de 17 años a la que le han detectado una enfermedad terminal y prefiere abandonar el tratamiento para vivir sus últimos días consciente y hasta las últimas consecuencias. Tiene un plan: hacer realizables sus deseos a toda la velocidad que su cuerpo le permita. Lo que básicamente a esa edad significa emborracharse, perder la virginidad y hacer el ganso. Pero en el camino se cruza con el adorable Jeremy Irvine que recientemente vimos en War horse  para que sus últimos días sean esplendorosos. Planazo. Como no podía ser de otra forma, la dulzura de ese primer amor se entremezcla con la inevitable tragedia para arrancarnos, casi a la fuerza, algunas lágrimas. Por lo demás, salvando algunas bravuconadas innecesarias, una película amena para pasar un rato llorando si somos de los que nos gustan las historias tristes.
 

FICHA TÉCNICA
Título original: Now Is Good (Ahora y siempre)
Dirección: Ol Parker
Guión: Ol Parker
Fotografía: Erik Wilson
Diseño de producción: Amanda McArthur
Dirección artística: John Reid
Vestuario: Suzie Harman
Música / banda sonora: Dustin O’Halloran
Montaje: Peter Lambert
Reparto: Dakota Fanning, Jeremy Irvine, Kaya Scodelario, Olivia Williams, Paddy Considine, Patrick Baladi, Rose Leslie, Rakie Ayola, Susan Brown, Patrick Baladi, Joe Cole
Fecha de estreno España: 11 de Julio de 2014

Roux Feelfree

Roux Feelfree

Periodista, librepensadora y crítica cultural desde una perspectiva social y despatriarcal. Observando, asumiendo y reflexionando para desconceptualizar ideales que desentrañen lo real contemporáneo | Twitter