China bajo la mirada opaca de Angélica Liddell

Angelica Liddell_StyleFeelFree

Ping Pang Quiu es el nuevo experimento de Angélica Liddell que ahora puede verse en los teatros del Canal dentro del festival de Otoño a Primavera y sólo hasta el próximo Lunes. La que es la voz más potente del teatro contemporáneo actual, vuelve a removernos las entrañas con una obra documental que no dejará a nadie indiferente. Es el resultado de la lectura de un libro, “Un hombre sólo” de Gao Xingjian y su amor hacia China. De un amor expresado a través del dolor y sobre todo, de la verdad. Como narra Angélica Lidell, “el primer objetivo era hablar de mi amor por China, pero la experiencia antes y durante los ensayos, me condujo a hablar del exterminio del mundo de la expresión. Precisamente porque amo China, necesitaba hablar de todo aquello que aniquila China”.

Angelica Liddell_StyleFeelFree

“Cuando acabo de comer y me miro en el espejo del servicio puedo ver el pánico perfectamente dibujado en mi rostro. A veces pienso que hago cosas de condenada con una disciplina escalofriante, memorizar 4.000 caracteres, cuatro ejercicios al día por dos músculos, escribir dos horas, intentar estar en casa a las 20.00 horas. Acostarme a las 23.30. He ampliado la disciplina a la dieta y al sueño. Cuando la disciplina se rompe siento malestar. Cuando he cumplido con la disciplina y no sé qué hacer simplemente camino, echo a andar, siempre por el mismo camino, la misma ruta. Si cambio de calle me angustio. En estos cuatro años me he vuelto una inútil para el placer, una discapacitada. No he encontrado otra manera de resistir la falta de alegría que incapacitarme a mí misma para la alegría. Mi vida se fue por una letrina y nunca más volví a salir de ahí. Cuatro años así destruyen las esperanzas de cualquiera. Pero tengo disciplina, horarios, rutas. Gracias a todo eso uno puede llegar a viejo, sin esperar nada de la vida”. _ Fragmentos de Ping Pang Quiu _

Ping Pang Quiu puede verse desde hoy hasta el 17 de Febrero en teatros del Canal

R.Xo

R.Xo

Seeker & Dreamer